Fisioterapia

La Fisioterapia (del griego physis, ‘naturaleza’, y therapéia, ‘tratamiento’) es una rama de las ciencias de la salud que consiste en apelar a elementos naturales o a acciones mecánicas, como movimientos corporales y ejercicios físicos.

 Se caracteriza por buscar el desarrollo adecuado de las funciones que producen los sistemas del cuerpo, donde su buen o mal funcionamiento repercute en la cinética o movimiento corporal humano. Interviene, mediante el empleo de técnicas científicamente demostradas, cuando el ser humano ha perdido o se encuentra en riesgo de perder, o alterar de forma temporal o permanente, el adecuado movimiento, y con ello las funciones físicas. Sin olvidarnos del papel fundamental que tiene la Fisioterapia en el ámbito de la prevención para el óptimo estado general de salud.

La fisioterapia no se puede limitar a un conjunto de procedimientos o técnicas. Debe ser un conocimiento profundo del ser humano. Para ello es fundamental tratar a las personas en su globalidad bio-psico-social por la estrecha interrelación entre estos tres ámbitos diferentes.

El masaje deportivo lo aplicamos para ayudar a los deportistas a mantenerse en forma, para evitar lesiones y para recuperarse más rápida después de los entrenamientos o competición.

Con el masaje deportivo se consigue:

  1. Aumentar la elasticidad muscular
  2. Aumentar el suministro de sangre, y por tanto, el flujo de oxígeno y de nutrientes a los músculos, mejorado la flexibilidad muscular y reduciendo la acumulación de toxinas.
  3. Prevención de lesiones
  4. Optimización del rendimiento muscular, por tanto mejora del rendimiento deportivo
  5. Acelerar la recuperación post entrenamiento/competición para las próximas sesiones de trabajo
  6. Preparar la musculatura para una futura competición
  7. Reducir la fatiga y los dolores musculares provocados por el entrenamiento.

Beneficios de la Fisioterapia en los deportistas.

Reducir los espasmos, calambres y el hipertono causado por el entreno o competición.

Drenar los residuos catabólicos que se producen durante el entrenamiento y que producen la fatiga.

Aumentar el aporte sanguíneo y la vascularización de los grupos musculares tratados y por tanto se producirá una vasodilatación.

Con la vasodilatación se producirá una mayor oxigenación de los tejidos.

Aumentará la temperatura interna del músculo.

Eliminaremos mialgias (dolores musculares), adherencias y fibrosis causadas por una carga elevada de entrenamiento y reduciremos la fatiga muscular.

El masaje pre-competitivo es beneficioso y se suele realizar 48 horas antes de la competición, es un masaje menos profundo y más rápido para:

Para activar la musculatura de cara a la competición.

Y para relajar la musculatura pero sin llegar a disminuir demasiado el tono muscular.

De todas formas, nosotros aconsejamos planificarse un calendario de tratamientos de descarga durante toda la temporada.

El masaje post-competitivo nos ayudará a devolver el tono muscular a la normalidad y revisar que no haya ninguna lesión de importancia.

Método que consiste en liberar al paciente de las cadenas de tensión miofascial y así recuperar el equilibrio perdido, habiendo sido diagnosticado previamente a través de la postura y los test de elasticidad miofascial.

Es el conjunto de técnicas de fisioterapia encaminadas a prevenir y tratar lesiones o patologías propias del envejecimiento. El tratamiento de fisioterapia ayuda a reducir el dolor, restaurar la movilidad, mejorar el equilibrio y la confianza y autonomía del anciano.

Los cambios físicos relacionados con la edad, pueden conducir a una limitación para realizar las actividades de la vida diaria. El proceso normal de envejecimiento no tiene por qué dar lugar a dolor o disminución de la movilidad física. El fisioterapeuta puede ser una fuente de información para comprender los cambios producidos por el envejecimiento y ayudar a recuperar las capacidades perdidas, o para desarrollar otras nuevas.

Los objetivos principales de la fisioterapia en geriatría son:
  • Reducir el dolor
  • Mejorar la sensibilidad y la propiocepción de las articulaciones
  • Mejorar el estado físico general a través de programas de ejercicio (psicomotricidad)
  • Evitar caídas
  • Reeducación de la marcha
  • Aumentar, recuperar o mantener el rango de movimiento, la fuerza muscular, flexibilidad, coordinación, equilibrio y resistencia
  • Enseñar las transferencias al paciente para preservar la autonomía
  • Proponer los dispositivos de ayuda para promover la independencia
  • Recomendar las adaptaciones para hacer en casa
  • Educar y ofrecer recomendaciones a la familia
¿En qué situaciones está indicada la Fisioterapia Geriátrica?

Existen muchas patologías comunes que pueden ser tratadas de forma efectiva con fisioterapia. Algunas enfermedades relacionadas con el envejecimiento son la artritis, la osteoartritis, derrame cerebral, enfermedad de Parkinson, secuelas de cáncer, las amputaciones, la incontinencia urinaria y fecal, y las enfermedades cardíacas y pulmonares. Las enfermedades como el Alzheimer, la demencia, los desórdenes de la coordinación y el equilibrio, reemplazos articulares, fracturas de cadera o las limitaciones funcionales relacionadas con la movilidad también pueden mejorar a través de la fisioterapia geriátrica.

La fisioterapia previene las caídas, mejorar el estado físico general y ayuda a mantener la independencia del anciano durante períodos más largos de tiempo.